Close

El PSOE sigue apostando por hacer de la plusvalía un tributo mucho más justo

10 Dec, 2018

Plantea la bonificación del 95% para la vivienda y la empresa familiar en los casos de herencia, pero limita las exenciones de otras viviendas a un único descuento siempre que el valor del suelo sea inferior a 150.000 euros

Zaragoza, 10 de Diciembre de 2018 – El PSOE sigue apostando por modificar la plusvalía para conseguir las mayores cotas de justicia con este tributo en las mortis causa. Es decir, que comparte la conveniencia de que la herencia de la vivienda habitual obtenga los mayores descuentos que permite la ley ( 95%) y sin límite del valor del suelo del bien afectado para la primera línea de consanguinidad (padres, hijos y cónyuges).

Los socialistas ya fueron críticos con el Gobierno de ZeC cuando en el debate de las Ordenanzas Fiscales –septiembre de 2018– el consejero de Economía de Zaragoza, Fernando Rivarés, decidió no incluir en el debate la plusvalía.

El concejal de Economía del PSOE, Javier Trívez, no compartió esta decisión porque ya consideraba necesario seguir ajustando la plusvalía, como se ha hecho desde 2016, enfocando las decisiones de manera principal a aliviar los tributos que deben pagar los herederos que reciben o bien su residencia habitual o su negocio.

El último pacto entre las fuerzas de la izquierda, ya acordó bonificaciones del 95% para el patrimonio residencial que se recibiera en suelos que no rebasaran los 150.000 euros de valor catastral. Este tipo de acciones supuso, por ejemplo, que el 45% de los herederos se viera beneficiado en 2017.

La necesidad de ir actuado poco a poco en la plusvalía y ajustando el tributo para que se lograra mayor justicia sin generar graves afecciones al Ayuntamiento llevó a los socialistas a aceptar la Proposición Normativa que presentó el PP con el ánimo de generar el debate que Rivarés rechazó durante la negociación de las ordenanzas.

El PSOE, que defendió la necesidad de dar un paso más en la exención de los herederos directos de la vivienda habitual o del negocio familiar, introduce cambios en la regulación que afecta a otras transmisiones o legados de la misma herencia. Así, los socialistas proponen que la bonificación se aplique a una única vivienda adicional, que sea la de mayor valor siempre que el valor del suelo en el que se asienta sea menor o igual a 150.000 euros.

Trívez precisó que esta iniciativa, que se abre a un patrimonio más allá de la residencia habitual, trata de evitar absurdos, como el que podría generar la Proposición Normativa del PP al permitir que patrimonios amplios compuestos por varias viviendas económicas se encuentren en los supuestos de reducción fiscal, mientras que personas que concentren el patrimonio heredado en una segunda vivienda sí se vean obligados a responder ante la hacienda municipal sin ningún tipo de bonificación.