Close

Comisión de Cultura, Proyección Exterior, Participación y Relaciones con los Ciudadanos

17 Sep, 2019

En la comisión del pasado lunes tuvo una fuerte presencia las próximas fiestas del Pilar, envueltas otra vez en la polémica de Interpeñas.


La semana pasada comenzaron las comisiones plenarias en el ayuntamiento de Zaragoza con un tema más que relevante: las fiestas del Pilar. Desde el Grupo Municipal Socialista se pidió a la Consejera y Vicealcaldesa, Sara Fernández,  que diera cuenta de la situación en la que se encontraba este año la programación y organización. La edil socialista, Lola Ranera, recordó a la vicealcaldesa su pasado reciente en la oposición en el cual pidió en repetidas ocasiones la dimisión del responsable del área de entonces, Fernando Rivarés. Y la pidió por su mala organización y por no saber solucionar el conflicto de Interpeñas que desembocó en la falta de un espacio de ocio tan representativo de la ciudad.

Lola Ranera tachó de continuístas estas fiestas pero aclaró que no iba a pedir la dimisión de la edil de ciudadanos por el momento ya que creía que había tiempo suficiente para arreglar esta situación. También pidió si el plan final del Gobierno es volver a centralizar los espacios de ocio de la ciudad durante las fiestas ya que se han eliminado varias actuaciones en puntos distintos de la ciudad alegando motivos de seguridad o económicos – “Si va a eliminar espacios dentro de los barrios al menos hable con las Juntas de Distrito”-.

También se hizo hincapié desde el PSOE en la necesidad de dar servicios y seguridad a los jóvenes que se acercan al espacio de ocio de Valdespartera. Hecho que también debe ir de la mano por el respeto y derechos a los vecinos del barrio zaragozano al descanso durante estas fiestas.

Por otro lado, el edil socialista, Ignacio Magaña, pidió explicaciones ante las nuevas informaciones que hablan de una nueva redacción del reglamento de uso de los pabellones deportivos. Los barrios rurales piden que se oigan sus reivindicaciones y que se acepte su uso para contener las fiestas de dichos barrios. Esto supondría un ahorro en el gasto de carpas. Uno de los miedos del PSOE es que el nuevo gobierno trate de usar los equipamientos deportivos y los barrios para dejar de invertir en los equipamientos que realmente necesitan.